Noticias

Noticias (3)

El secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Yuste, visita las obras de la nueva cárcel de Archidona antes de que se inicie su equipamiento

    El secretario general de Instituciones Penitenciarias ha comprobado personalmente hoy jueves el estado de las instalaciones del nuevo centro penitenciario de Archidona  antes de que se inicie su equipamiento
    El Gobierno central ha realizado un gran esfuerzo inversor al destinar  más de 71 millones de euros a la financiación de estas obras en el período 2012-2016, lo que representa casi el 70% de la inversión total realizada en los establecimientos penitenciarios andaluces en esos años
    Las obras de Archidona han generado 850 puestos de trabajo directos e indirectos
    La nueva cárcel constará de 12 módulos residenciales, cuatro polivalentes, uno de régimen cerrado, uno de ingresos, salidas y tránsitos y otro de enfermería
    Ángel Yuste ha estado acompañado durante la visita por diversas autoridades institucionales, entre las que destaca el subdelegado del Gobierno en Málaga, Miguel Briones, la vicepresidenta primera del Congreso de los Diputados, Celia Villalobos, y el presidente de SIEP, Andreu Roca.
    En los últimos siete años la población reclusa ha descendido en 11.107 presos, de los que 2.605 corresponde a la caída del número de reclusos registrada en los centros penitenciarios de Andalucía. De esta cifra, el 12,7% corresponde a la disminución experimentada en Málaga
     

El secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Yuste, ha visitado este jueves las obras del nuevo centro penitenciario de Archidona. Yuste ha comprobado in situ el estado de las instalaciones antes de que se inicie la fase de equipamiento de las mismas. Durante la visita, ha estado acompañado por el subdelegado del Gobierno en Málaga, Miguel Briones, y por la vicepresidenta primera del Congreso de los Diputados, Celia Villalobos, el presidente de SIEP, Andreu Roca, entre otras autoridades institucionales.
 
Esta nueva cárcel está compuesta por 12 módulos residenciales, cuatro polivalentes, uno de régimen cerrado, otro de ingresos, salidas y tránsitos y otro de enfermería. Los talleres productivos, el edificio deportivo-cultural y el de cocina-panadería y lavandería completan las instalaciones de este nuevo centro tipo, que contará con un total de 1.008 celdas residenciales. A las que hay que sumar, 72 celdas en ingresos, 50 en régimen cerrado y 64 camas en enfermería.

El Gobierno central ha realizado un importante esfuerzo inversor en Archidona, al destinar a la financiación de estas obras 71,092 millones de euros en el período 2012-2016. Esta cifra incluye unos 6 millones de euros presupuestados para el equipamiento del centro. En estos momentos, se está preparando la documentación para sacar las licitaciones a concurso para su equipamiento.

Esta inversión en las obras de construcción de la nueva cárcel de Archidona, Málaga II, ha generado 850 puestos de trabajo, de los que 480 son empleos directos y los restantes 250 indirectos. De estos puestos de trabajo, 219 han sido ocupados por trabajadores de municipios próximos a la zona donde se ubican las nuevas instalaciones penitenciarias. Además, en las obras han participado 18 empresas andaluzas.

Las inversiones realizadas por el Ejecutivo central en los centros penitenciarios dependientes de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias se han elevado a 480,134 millones de euros entre los ejercicios 2012 y 2016. De esta cifra, 103,142 millones han sido invertidos en las instalaciones penitenciarias de Andalucía, de los que casi el 70% se ha destinado a las obras de la prisión de Archidona. Es decir, 70 de cada 100 euros invertidos por el Gobierno central en la mejora de las infraestructuras penitenciarias andaluzas han ido a parar a la nueva prisión de Archidona.

Fase de equipamiento

El secretario general de Instituciones Penitenciarias ha barajado varios escenarios temporales de apertura de la nueva cárcel. Previamente a su puesta en marcha, comenzará la fase de equipamiento de la misma. Una vez concluya esta última etapa, su apertura dependerá de la oferta de empleo público. Por eso Ángel Yuste ha fijado este horizonte temporal entre finales de 2016 y mediados de 2017.

Un centro tipo, al estilo y semejanza del de Málaga II, necesita para comenzar su andadura una plantilla de, al menos, 300 funcionarios.  Por tanto, será imprescindible para su apertura parcial la convocatoria de una oferta de empleo público para este centro.

El secretario general de Instituciones Penitenciarias ha salido también al paso de las críticas sobre la demora en la apertura de la prisión. En ese sentido, ha considerado normal el tiempo que transcurrirá entre la licitación de las obras y su puesta en marcha, ya que está dentro de los plazos medios habituales en obras de este tipo.

Pese a ello, Ángel Yuste ha considerado que no es conveniente abrir nuevos centros penitenciarios en España como consecuencia del paulatino descenso de la población reclusa. En ese sentido, ha destacado que en los últimos 7 años el número de internos ha bajado en 11.107 personas. De esta cifra, el 23,5% corresponde al recorte sufrido en la población reclusa en Andalucía, con una caída registrada en esos siete años de 2.605 personas. Mientras que en Málaga el número de internos ha disminuido en 329, lo que supone el 12,7% respecto a la caída total en los últimos siete años experimentada en Andalucía.

Yuste ha achacado esta tendencia a la baja en el número de internos al cambio del Código Penal en 2010, al retroceso de los índices de criminalidad que se está produciendo en España, a un tratamiento más ágil en la expulsión de condenados extranjeros y a la apuesta decidida por las penas y medidas sustitutivas de las condenas privativas de libertad.

En este contexto, ha advertido que el anterior Gobierno ignoró esta tendencia bajista de la población reclusa a la hora de asumir sus compromisos en materia de infraestructuras carcelarias. Es más, ha rememorado como a principios de la presente legislatura tuvo que paralizar medidas decididas por el anterior Ejecutivo, como la puesta en marcha de piscinas climatizadas y la compra de televisores para las celdas en los nuevos centros penitenciarios. “El contribuyente no entendería que despilfarráramos su dinero en una época de crisis económica como la que hemos vivido”, ha alertado.[...]

Leer Más

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias y el Instituto de la Mujer colaboran para favorecer la igualdad entre hombres y mujeres en prisión

Se llevarán a cabo diez talleres, cinco jurídicos y otros tantos centrados en la salud de las presas y sus hijos

Con el fin de impulsar acciones para favorecer la igualdad entre mujeres y hombres en el ámbito penitenciario, la Secretaría General  Instituciones Penitenciaras y el Instituto de la Mujer y para Igualdad de Oportunidades, dependiente del Ministerio de Sanidad,  han comenzado esta semana una serie de actuaciones en el marco del Convenio de Colaboración suscrito el pasado mes de agosto.

Se realizarán, cinco talleres jurídicos que tienen como objetivo ofrecer conocimientos prácticos a las mujeres sobre los derechos y deberes que conlleva el Reglamento Penitenciario vigente, el nuevo Código Penal y la normativa específica sobre la violencia de género .

Asimismo, se realizarán también cinco talleres de salud para mujeres que se encuentren en Centros Penitenciarios privadas de libertad y que tengan hijos  menores a su cargo, con el objetivo de contribuir a mejorar la salud integral de las mujeres,  fomentando el desarrollo de habilidades que potencien su crecimiento personal, el empoderamiento y la autoestima y promover un crecimiento autónomo y saludable de sus hijos e hijas.

Los talleres se llevarán a cabo en los Centros Penitenciarios de Madrid I (Alcalá de Henares), Madrid VII (Estremera), Ávila (Brieva), Puerto III, Granada (Albolote), Madrid VI (Aranjuez), Alcalá de Guadaira (Sevilla), Valencia (Preventivos).

Esta iniciativa, cofinanciada por el Fondo Social Europeo, se enmarca en La Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres que establece se adopten medidas de acción positiva en consideración a las singulares dificultades de las mujeres en situación de especial vulnerabilidad, como las mujeres internas en prisión.[...]

Leer Más

Puestos de trabajo

La labor del personal que trabaja al servicio de la Institución Penitenciaria está encaminada a la consecución de los fines que tiene asignada la Administración Penitenciaria, esto es, la retención y custodia de detenidos, presos y penados, así como la reeducación y reinserción social de los sentenciados a penas y medidas de seguridad privativas de libertad, y la asistencia social de los internos, liberados y de sus familiares.

En la actualidad trabajan en la Institución Penitenciaria, tanto personal funcionario como personal laboral que desarrollan su trabajo en los diferentes Centros Penitenciarios como en los Servicios Centrales.

Servicios Centrales

En el Centro Directivo o Servicios Centrales de la Administración Penitenciaria trabajan actualmente 368 profesionales (359 funcionarios y 9 personal laboral), en diferentes puestos y con distintas responsabilidades, dirigidas en su conjunto, a la dirección, el impulso, la coordinación y la supervisión de todas las instituciones penitenciarias dependientes de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias.

Establecimientos Penitenciarios

La prisión se constituye como un núcleo urbano autosuficiente donde desarrollan su labor multitud de profesionales.

Se encuentran distribuídos en grupos englobados en las áreas de trabajo de: intervención, sanitaria, servicios y mantenimiento, formado por un equipo multidisciplinar de profesionales, cuyos principales cometidos son:

Juristas

Son los encargados de estudiar toda la información penal, procesal y penitenciaria de cada interno y de realizar la valoración jurídica para su clasificación que determinará la programación del tratamiento que ha de seguir.

Redactan y fundamentan los acuerdos adoptados por la Junta de Tratamiento y realizan informes jurídicos para las autoridades judiciales y la Administración Penitenciaria.

Los servicios jurídicos de cada centro penitenciario proporcionan orientación legal e información actualizada de la situación procesal, penal y penitenciaria a los internos para que puedan trazar unas expectativas realistas de futuro a medio y largo plazo.

Psicólogos

Estudian las variables que determinan el comportamiento del interno para emitir informes e identificar las carencias y necesidades que deben ser tenidos en cuenta a la hora de asignar los programas de tratamiento y los modelos individualizados de intervención para cada recluso.

Son los responsables de llevar a cabo lo programas terapéuticos.

Sociólogos

Realizan las investigaciones y estudios que determina la Administración Penitenciaria, al tiempo que asesoran sobre las materias propias de su especialidad.

También participan en la programación, desarrollo y evaluación de los programas de intervención a los reclusos.

Pedagogos

Realizan las investigaciones y estudios desde el punto de vista del historial escolar, grado cultural y nivel de instrucción de los internos. Además, ponen en marcha programas pedagógicos en los centros penitenciarios y participan en las reuniones de los Equipos de Tratamiento.

Trabajadores sociales

Antes de iniciar cualquier otra intervención para la rehabilitación del interno, la atención prioritaria de los trabajadores sociales está centrada en resolver la problemática socio-familiar que ha desencadenado su ingreso en prisión.

En particular, proporcionan información y asesoramiento de los servicios sociales existentes para que puedan acceder a subsidios, ayudas para la vivienda, escolarización, becas, subvenciones, etc...

Los trabajadores sociales median en la restauración de los vínculos familiares deteriorados o rotos para recomponer el tejido social del interno. Cuando estos no existen, buscan recursos sociales alternativos de asistencia con vistas a su paulatina reintegración social.

También son los responsables de propiciar la inserción laboral de aquellos reclusos cuya situación penitenciaria les permite acceder al entorno social y laboral.

Todo esto sin desatender la labor de apoyo y seguimiento a los liberados condicionales y a las personas sometidas a penas alternativas.

Personal sanitario

Es el encargado de elaborar los protocolos para el desarrollo de la actividad asistencial dentro del establecimiento penitenciario.

Deben asegurar que la atención sanitaria sea de calidad mediante la utilización racional y eficiente de los recursos diagnósticos y terapéuticos propios y ajenos. Determinan los criterios para la derivación al nivel especializado de los enfermos que la precisan y hacen un seguimiento crítico.

También son los responsables de asegurar el correcto cumplimiento de los programas de salud establecidos por la dirección del centro o por la administración sanitaria competente.

Tienen que velar para que toda la documentación sanitaria esté correctamente cumplimentada y pueda estar a disposición de la dirección del centro y de los organismos sanitarios públicos.

Educadores

Su trabajo consiste en conocer, asesorar e informar tanto de temas penitenciarios como extra penitenciarios a cada uno de los internos que tienen asignados.

Observar su conducta y emitir los correspondientes informes que quedan reflejados en la carpeta de seguimiento.

Desarrollan los programas de intervención terapéutica y las actividades culturales y deportivas que afectan a los internos asignados.

Personal de interior y vigilancia

Este grupo representa la inmensa mayoría del colectivo de trabajadores del sistema y desarrolla diversas y variadas funciones dentro de los centros.

Además de garantizar el mantenimiento del orden, está directamente implicado en las tareas educadoras y de rehabilitación de los presos.

El contacto directo con el interno le proporciona información de primera mano sobre su comportamiento y es un observador privilegiado de la evolución que experimenta durante el desarrollo de los diferentes programas.

Su trabajo se desarrolla en estrecha colaboración con los equipos terapéuticos y educativos del centro y su aportación resulta un factor imprescindible en el proceso de reinserción del delincuente.[...]

Leer Más